Van den Eynde

Concierte una Visita:

93 317 06 54
andreu@icab.es

Paseo de Gracia 12-14, 4º 2ª
08007 Barcelona

Equipaje y herramientas del abogado penalista

24/07/2014

equipatgeComo viene el verano, mes inhábil por excelencia hasta que lo habiliten próximas reformas, lanzo un post un tanto personal y menos técnico de lo habitual, relacionado con la profesión de abogado penalista y reuniendo los consejos prácticos que intento trasladar siempre que puedo a mis alumnos, futuros penalistas. Y es que nuestra especialización es compleja y dura, por lo que necesitamos conocer bien qué herramientas utilizar para hacernos la tarea más fácil y productiva a nivel profesional.

He reunido mis consejos en 7 categorías:

  • Códigos, legislación, jurisprudencia, libros, etc.
  • Etiqueta (cómo vestir, toga)
  • Viajes
  • Maletines y maletas
  • Nuevas Tecnologías
  • Aplicaciones (apps)
  • Hobbies

CÓDIGOS, LEGISLACIÓN, JURISPRUDENCIA

Para defender un tema el penalista tendrá que trabajar mucho, buscar jurisprudencia y leer doctrina, y sobretodo estudiar las actuaciones para determinar una línea estratégica, puesto que precisamente un penalista es 20% jurista y 80% estratega.

Debemos disponer por tanto de bases de datos de jurisprudencia (o tener acceso a ellas) aunque en muchas ocasiones la actualización la recibiremos de blogs especializados en derecho penal como el de Juan Antonio Frago (en ocasiones veo reos) de donde sacar píldoras de sabiduría regularmente que conviene ir archivando.

Ya que los casos tienen que prepararse a fondo cuando toca es por lo que estoy totalmente en contra de los Códigos comentados, puesto que no pueden nunca resolver dichos textos legales anotados un caso penal mínimamente complejo. Es por eso que creo que el penalista lo que tiene siempre que tener es un Código Penal y una Ley de Enjuiciamiento Criminal en papel, actualizada y como más pequeño sea el Código, mejor. La ley la queremos para llevarla encima, para consultas rápidas, y no es útil tener Códigos gruesos.

Otra cosa son los libros, manuales y monografías, que deberemos ir comprando a medida que tengamos posibilidades económicas de hacerlo para tener una buena biblioteca. Yo siempre recomiendo escoger uno o dos temas muy específicos e intentar hacernos con todo el material que sobre ese concreto tema encontremos, para intentar así tener una sub-especialización que nos sitúe en el mercado. Yo personalmente hace tiempo escogí los delitos informáticos y la psicología del testimonio.

ETIQUETA DEL PENALISTA

Es evidente que en su actuación profesional los abogados se someten a determinadas reglas de etiqueta y decoro y personalmente he visto expulsar a un letrado de estrados por no llevar corbata hace no mucho tiempo en la Audiencia Provincial de Barcelona. Sin embargo, el tema de las reglas de etiqueta a mi modo de ver tiene incluso más importancia a efectos de marketing (tal y como apunta Silvia Foz en su blog) puesto que la imagen que damos al cliente determinará la impresión que éste se lleve de nosotros y lo cómodo que se sienta, por lo que parece más razonable adoptar una estética y etiqueta serias y no desenfadadas. Resulta difícil pensar que usar traje, camisa y corbata nos pueda llegar a perjudicar, pero ir casual sí lo puede hacer.

La regla es, por tanto, que siempre que nos relacionemos con clientes, otros profesionales de la justicia o actuemos en juzgados y tribunales, lo haremos con traje y corbata, excepto en la jurisdicción de menores donde la necesidad de romper la barrera de desconfianza que tiene el menor imputado aconseja prescindir de la toga y la corbata.

Mucho se discute sobre lo de tener una toga propia o usar las que proporciona el Colegio de Abogados pero a mi juicio el penalista que empiece a tener unas cuantas vistas no estaría de más que se hiciera con toga propia por cuatro razones: porque hoy día hay modelos de togas de todos los precios y algunas muy asequibles, porque siempre da gusto usar en exclusiva esa prenda que sudaremos más de una vez, también porque así aligeramos un poco la precaria situación económica de los Colegios Profesionales y finalmente porque siempre hay algún pariente al que le va a hacer mucha ilusión regalárnosla.

VIAJES

El penalista tiene que viajar y tiene que moverse rápido, sobretodo si está de guardia o hay que asistir a un detenido fuera de la ciudad. En Barcelona la elección es muy fácil, puesto que en moto se va a todos sitios, así que es una muy buena herramienta para el profesional. Si es una moto con cajón trasero para meter el maletín, mejor.

Para los viajes en avión es evidente que utilizar Passbook o apps similares ha supuesto una gran ventaja para evitar lo de llevar la tarjeta de embarque en papel, aunque evidentemente siempre se tiene que ir bien cargado de batería en el móvil.

MALETINES Y MALETAS

El penalista necesita llevar un maletín y mi consejo es que lleve una asa larga en bandolera para colgar el maletín o maleta al hombro puesto que normalmente, como mínimo en mi maletín, llevo el iPad, el iPhone, tarjetero con tarjetas, bolis varios, subrayador fluorescente, la cartera, papeles para el asunto del día, papeles antiguos, gafas de sol, llaves del despacho, de casa y de la moto, documentación, algún libro, etc. No valen, por tanto, los maletines que regalan en ocasiones en congresos o colegios de abogados que son de tela muy floja. El maletín tiene que ser robusto y con capacidad de albergar mucho papel si hace falta.

Para viajar cuando hay diligencias o vistas fuera de la ciudad de residencia es habitual utilizar maletas con dimensiones de cabina de avión para no tener que facturar. Cualquiera vale, pero para los que usamos moto es muy útil el sistema de maleta con posibilidades de llevarla colgada de los hombros como si fuera una mochila. Yo personalmente llevo el modelo Paradiver de Samsonite que permite ir en moto al aeropuerto.

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Puede que un apartado de los más importantes tenga que ver con la utilización de las nuevas tecnologías y la forma en que pueden ayudarnos a desarrollar y ordenar nuestro trabajo o el marketing.

Cuanto a equipos informáticos y dispositivos móviles, mi opción es evidentemente utilizar un smartphone tipo iPhone, una tableta tipo iPad de forma habitual, que soporten las aplicaciones necesarias para poder llevar el despacho en el bolsillo y optimizar algunas tareas.

Es importante que la conectividad esté siempre disponible, por lo que depender sólo de la disponibilidad de Wi-Fi es a mi juicio un error. La tableta tiene que tener por tanto posibilidad de conectarse a Internet en cualquier momento. En los edificios judiciales o bien no hay Wi-Fi o bien no funciona correctamente y allí estaremos lustros esperando que empiece la diligencia judicial señalada.

En ocasiones cuanto se está viajando se tendrá igualmente que trabajar, a veces incluso redactando escritos que resulta difícil hacer con el teclado de una tableta, por lo que también resulta de utilidad un Netbook o Portátil que pueda servir como ordenador para la redacción de escritos complejos in itinere. Tales equipos normalmente utilizan Wi-Fi o pueden compartir la conectividad de datos del smartphone o tableta.

El equipo informático del despacho o de casa ya depende de los gustos de cada uno, yo aún me decanto por el ordenador de sobremesa que en definitiva almacenarán todos los datos del despacho. Es útil buscar un sistema de copia de seguridad profesional, más allá de los sistemas de sincronización, yo actualmente uso CrashPlan.

Tampoco hay duda alguna, hoy día, de que un buen perfil digital es necesario para el abogado y por tanto debemos tener una web o blog donde consten nuestro datos personales que se tendrá que desarrollar y actualizar según capacidades y disponibilidad de cada cual, pero sobretodo para generar información en Internet que ayude a configurar nuestra identidad digital sólida. Yo actualmente me he decantado por un blog de WordPress.

APPS

Antes de entrar en cada tipo de aplicación debemos tener en cuenta que hoy día es necesario utilizar herramientas de backup como el mencionado CrashPlan o similares y también herramientas de sincronización como Dropbox, que nos permitirán llevar información donde quiera que estemos siempre yendo con cuidado con el tema de la protección de datos. También pueden ser útiles escritorios virtuales o VPNs.

Las aplicaciones que uso en mis dispositivos y equipos (creo que todas son gratis o tienen versiones gratuitas) son las siguientes:

Para la gestión de redes sociales uso las apps nativas de Twitter, Facebook y LinkedIn en el iPad y el iPhone, en cambio para el PC me he acostumbrado a TweetDeck para tuitear y para el resto lo gestiono online.

Para obtener información consulto de vez en cuando Flipboard en la tableta. Es muy útil customizar nuestra revista, yo por ejemplo sigo Technology Readings de Enrique Dans). También sigo algunos blogs con Feedly y en ocasiones curioseo las Ted Talks.

Como herramientas de comunicación podemos usar Whatsapp en el móvil, Line, Skype (para charlas con clientes de otros continentes), Facetime, Viber, los Hangouts y últimamente uso bastante Telegram porque permite hacerlo tanto en iPhone como en iPad con lo que me ahorro sacar el teléfono en muchas ocasiones para mandar mensajes, además en un entorno supuestamente más seguro (chats cifrados con tiempo de autodestrucción).

El correo debe poderse gestionar tanto desde el PC como en las aplicaciones de la tableta y el smartphone.

Para poder consultar, gestionar y compartir archivos es imprescindible el Dropbox.

Para visualizar videos (por ejemplo los que podamos cargar de las vistas de juicios) en ocasiones utilizo iSafePlay y VLC (tanto en PC como en tableta).

Otras herramientas de trabajo para usar en la tableta son el visualizador de Prezi, el de archivos pdf PDF Expert o en general utilidades tipo CloudOn para editar archivos si estamos muy apurados y no tenemos el portátil o Netbook.

Evernote es también muy útil para la organización y gestión de tareas y demás, aunque últimamente estoy entrando en el estudio de entornos de trabajo virtuales como Zyncro o Asana (este último a través de la aplicación Hill88 en el iPad).

Cuanto a antivirus utilizo Avast! para el PC y LookOut para la tableta.

Huelga decir que siempre debemos llevar en la biblioteca de la tableta un ejemplar reciente de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y del Código Penal en pdf para consultas rápidas cuando no disponemos de conectividad.

MENS SANA IN CORPORE SANO

Finalmente un penalista necesita un hobby o algún tipo de “terapia”, o las dos cosas. Es decir, salvo contados casos de fortaleza personal con los que no me he encontrado aún, el equilibrio sólo se encuentra (o el desequilibrio sólo se soporta) si se compensa con un estricto respeto a los momentos de ocio, tiempo libre y dedicación a uno mismo, a la familia o los amigos.

Es por ello que el penalista necesita ir al gimnasio, practicar deporte o bien tocar música, escribir un libro, pintar, montar a caballo, ir al cine a menudo o hacer jerseys de lana. Además necesita recurrir, de ordinario, a un masajista, osteópata, acupuntor, psicoanalista o psiquiatra, coach, gurú o brujo, o cualquier otra fórmula de ayuda para soportar las preocupaciones y responsabilidades de su delicada tarea. Tomar gintonics, en principio, no cuenta.

Ver más de:

Etiquetas: , ,
ADN cadena de custodia cifrado contraseña Delito informático Derecho Penal económico error judicial forense Hacking internet investigación Menores nulidad prueba Psicología del testimonio Redes Sociales Rueda de reconocimiento testigo troyano True Crypt

Buscar

Sobre mí

Andreu Van Den Eynde Me dedico desde hace 18 años a la defensa y asesoramiento especializados en materia penal, ejerciendo como abogado ante los juzgados y tribunales españoles en la defensa de los intereses de mis clientes en todo tipo de conflictos.

Contacto

Paseo de Gracia 12-14, 4º 2ª
08007 Barcelona

93 317 06 54 | Fax 93 412 07 39
andreu@icab.es


Muestra un mapa más grande